CONDUCCION CON LLUVIA: DOBLE RIESGO AL VOLANTE

Las primeras gotas despues de unos días sin llover, son las que producen la pérdida de adherencia más significativa, ya que, al mezclarse con el polvo, la grasa y restos de neumáticos depositados en la carretera, se forma una película sumamente deslizante sobre el asfalto. Si la lluvia es persistente, a los pocos minutos el firme se limpia, aumenta ligeramente la adherencia.
Encienda el alumbrado de carretera (cruce) para ser más visible.
Si llueve torrencialmente o existen ‘bañeras’ en la vía, el coche puede patinar (Acuaplaning).
Cómo actuar cuando se produce el Acuaplanning
Incremente la distancia de seguridad con el vehículo que le precede y reduzca la velocidad, en especial en zona de curvas; si se ve obligado a frenar sin ABS, procure hacerlo en línea recta y disminuir la presión antes de empezar a girar el volante.