conducir medicamentos

CONDUCCION Y MEDICAMENTOS: Sus efectos y los que puedan dar positivo en un control de drogas

Hay un peligro algo desconocido que afecta a la conducción. Hablamos de los medicamentos, pudiendo afectar a sus capacidades e incluso dar positivo en un control de drogas. Los medicamentos, incluso aquellos que no precisan receta médica, pueden tener efectos adversos en la conducción. En algunos usuarios se ha detectado somnolencia, dificultad de concentración, visión doble o borrosa, sensación de vértigo, disminución de reflejos, falta de coordinación e incluso desvanecimientos y mareos. Sobra decir que cualquiera de esos efectos podrían causar un accidente. Los medicamentos que más afectan a la conducción son los psicofármacos, aquellos que actúan sobre la actividad mental y que se emplean para enfermedades tales como el trastorno del sueño, la ansiedad, la psicosis, la depresión, la epilepsia, el párkinson, el dolor, las migrañas, la demencia, las alergias, las afecciones oculares, la gripe o el catarro. Siempre que se esté tomando medicación para alguna de estas dolencias hay que consultar con el médico o el farmacéutico la compatibilidad con la conducción. De todos modos, estos medicamentos que afectan a la conducción vienen identificados de forma clara. En el exterior de sus envases aparece el pictograma de la conducción, con un coche dentro de un triángulo rojo. Esta señal no prohíbe expresamente conducir mientras se está tomando el medicamento, pero advierte la necesidad de leer el prospecto y tener en cuenta los efectos adversos que podrían darse. Estos medicamentos no solo pueden afectar a la conducción, sino que también pueden dar positivo en un control de drogas. También algunos medicamentos habituales pueden tener una estructura parecida a las drogas que detecta el aparato y pueden provocar falsos positivos en estas pruebas. Pueden confundirse en los test de orina con anfetaminas, metilanfetaminas, metadona, opiáceos, fenciclidina, barbitúricos, canabinoides o benzodiacepinas.

LEER MÁS

TECNOLOGIAS DE AYUDA PARA EL MAL TIEMPO

Los automóviles modernos incorporan tecnologías capaces de ayudar al conductor en situaciones delicadas de conducción, como las que propicia la climatología en otoño e invierno, en la que disminuye la visibilidad y la adherencia, etc. ABS: La presencia de la electrónica en nuestros coches ha revolucionado el concepto de la seguridad. Primero fue el ABS, sistema antibloqueo de frenos. Evita que al aplicar excesiva fuerza al pedal del freno en una situación de emergencia, se bloqueen las ruedas, alargándose la frenada y quedándose sin dirección. Control de estabilidad. ESP, ESC: Son siglas que se refieren al sistema electrónico de estabilidad, que corrige las pérdidas de control producidas por los derrapes;  actúa individualmente en cada rueda –frena o acelera- para generar fuerzas contrarias para estabilizar el coche. Control de crucero. ACC: El control de crucero adaptativo (ACC) adapta la distancia de seguridad con el vehículo que circula delante, aunque el conductor puede intervenir sobre el freno y el acelerador. Presión automática de neumáticos: Es un sistema que mantiene la presión correcta en todo momento. Para ver mejor, como los: "Pilotos traseros con luces adaptativas de leds": que regulan la intensidad de luz en función de la frenada, faros inteligentes que regulan su alcance e intensidad según la presencia de otros vehículos y el trazado de la carretera… Incluso los "Asistentes de visión nocturna": dotados de infrarrojos o cámaras térmicas, que son capaces de detectar a peatones y animales en plena oscuridad y hasta calculan su trayectoria para evitar atropellos.

LEER MÁS

CONDUCIR CON ALTAS TEMPERATURAS

En condiciones de calor extremo, es aconsejable adoptar precauciones complementarias ya que el calor eleva la temperatura dentro del habitáculo y puede alterar la capacidad del conductor, causarle fatiga y producir agresividad, tensión y nerviosismo. Le proponemos una serie de recomendaciones para evitar los efectos adversos de las altas temperaturas dentro del coche: ·         Airee el vehículo: Antes de empezar a conducir, baje las ventanillas del coche para airear el habitáculo e igualar las temperaturas interior y exterior. ·         Aire acondicionado: Si enciende el aire acondicionado, baje las ventanillas durante los primeros segundos para expulsar al exterior el aire caliente. ·         Temperarura: Mantenga la temperatura del climatizador entre 22º y 24° para evitar enfriamientos por cambios bruscos de temperatura con el exterior. Y evite orientar las toberas hacia la cara y el pecho. ·         Evite las horas de más calor: Programe sus salidas evitando las horas de más calor. ·         Ropa cómoda: Utilice ropa cómoda y holgada y un calzado que sujete adecuadamente el pie. ·         Hidrátese: Lleve bebidas frescas no alcohólicas. Beba con frecuencia, sin esperar a tener sed. Lo mejor, agua o zumos de fruta. No consuma absolutamente nada de alcohol si se va a conducir: disminuye los reflejos, crea una sensación de euforia y una falsa seguridad, incluso en los niveles más bajos. ·         Comer: Es conveniente ingerir una alimentación ligera, rica en proteínas y vitaminas, evitando las comidas grasas. ·         Descanse: Pare cada 200 km o 2 horas para hidratarse, airear el vehículo y relajarse. ·         Fatiga: Si en cualquier momento detecta síntomas de fatiga o somnolencia, pare inmediatamente para descansar o dormir. ·         Sombra: En las paradas, procure detenerse en zonas de sombra. Si para al sol, no deje a personas mayores, niños o animales dentro del vehículo. ·         Que el motor no se caliente. Vigile la temperatura del motor[...]

LEER MÁS
Carretera helada

Recomendaciones para conducir en carreteras con hielo

"se trata de conocer cómo responde el vehículo en condiciones de frío extremo para que el conductor ponga en práctica las técnicas de conducción más adecuadas para dominar el coche en situaciones adversas y disminuir el riesgo de sufrir un percance”. 1.- Circular con marchas largas: Evitan un exceso de potencia que podría hacer patinar las ruedas. 2.- Realizar maniobras suaves: En el caso de perder el control, lo mejor es que el coche se deslice por la placa sin acelerar y frenar muy suavemente para evitar el bloqueo de las ruedas y hasta recuperar la adherencia; si resulta imposible, habrá que girar el volante en sentido contrario al que apunte el morro del vehículo 3.- Evitar las marcas de rodadura: Ya que son zonas propensas a acumular agua y, por consiguiente, con este frío, hielo,“hay que prestar especial atención a las zonas sombrías de la carretera, pues normalmente se hielan de forma permanente” y apela a la responsabilidad de los conductores: “a la hora de ponerse al volante, si hay opción, hay que tratar de buscar las horas centrales del día, cuando la temperatura es más alta y muchas placas de hielo han desaparecido” 4.- Aumentar distancia de seguridad: La distancia de frenado, por lo que los vehículos han que aumentar la distancia de seguridad entre ellos para tener tiempo de reacción ante cualquier imprevisto. 5.- Acondicionar el vehículo: Se debe adaptar el vehículo para cada época del año. En este sentido, es necesario comprobar que los neumáticos están preparados para rodar por calzadas a muy bajas temperaturas, “por eso, si son neumáticos de invierno, mucho mejor”, hay que asegurarse de que luces, batería y limpiaparabrisas funcionan correctamente y que el nivel de líquidos es el adecuado. So recomendaciones del equipo de Centro Médico Tolosa

LEER MÁS